Ginés Marín | Web oficial

F298CF57-DBA4-4D01-BF86-653C99624CD8
15 de Octubre de 2022

Un Ginés grande termina a lo grande en Zaragoza

Terminó el año Ginés Marín como las figuras, a lo grande. No solo por la Puerta Grande, algo tan difícil en Zaragoza. Sino por la suma de mente privilegiada, de canalizar, de apuesta en los dos toros, sobre todo en el quinto. Y por un gran toreo. Con el crédito al alza.

Ginés Marín toreó superior a la verónica al segundo, toro bajo de buen tipo, algo corto de cuello y arremangado de cara, que metió bien la cara pero sin irse del todo de los vuelos. Después de tomar una vara muy medida , un quite por chicuelinas de Ginés Marín tuvo más prestancia que eco porque el toro seguía sin irse del todo tras los vuelos. Tuvo el toro más movilidad en banderillas con dos buenos pares de Viotti. Brindo al público Ginés Marín para ponerse de rodillas en un gran inicio de faena en el que el toro se abrió demasiado al principio y en un muletazo hacia adentro amagó con arrollar a tablas sin obedecer. Tendía el toro a mirar a los adentros pero ligó una gran tanda sobre la mano derecha sin dejarle ver querencia.

Fue en la tanda siguiente cuando al toro se fue a tablas y allí trató de ligarlo sobre la mano izquierda con un gran trazo y nivel. Inteligente el torero al no sacarlo de ese terreno, leyendo el celo del toro, que ya se rajó casi definitivamente en la siguiente tanda. Firme y con la mente despejada lo toreó paralelo a tablas con la mano izquierda y otra más con la derecha ligada a base de dejarle la muleta y recogerlo antes de que huyera. Faena importante por decisión, por lectura del toro y por calidad de los muletazos. Tan fajado acabó el toro que huyó a todas partes de la tapia en el sentido de la suerte contraria antes de que Ginés pudiera pegarle un estoconazo al sacarlo fuera de la segunda raya. Petición mayoritaria que no atendió el presidente. Vuelta al ruedo Ginés.

Muy bajo y muy serio de cara el quinto, que no se empleó de salida en el capote de Ginés Marín. El toro se agarró al piso en banderillas pero desde la corta distancia para embestir. Ginés Marín brindó a Agustín Navarro, picador de su cuadrilla.

El inicio de faena fue perfecto por abrirle el camino hacia adelante buscando la ligazón y desengañar al toro. La tanda siguiente sobre la mano derecha fue limpia y de gran colocación, sin obligar al toro y siempre muleta por delante. Repitió el toro fuerte en la corta distancia aguantando Ginés una barbaridad en un cambio de mano. Apostó el torero por un toro que no rompía de verdad del todo. Una gran tanda sin la izquierda, ligada en dos partes, tuvo muletazos limpios y largos antes de otra con la derecha, donde el toro comenzó a rajarse, todo en el centro del ruedo. Con el toro rajado, abrevió el final con tres naturales y un toreo genuflexo aprovechando el camino rajado hacia la tapia del toro. Una faena de torero cuajado y bueno. Estocada casi entera arriba. Dos orejas.

Resultado artístico

primer toro

vuelta al ruedo

segundo toro

2 orejas

La tarde en imágenes

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe las últimas noticias

¿Quieres ser el primero en enterarte de las últimas novedades sobre Ginés Marín? Suscríbete a la newsletter y mantente al día de TODO

Ir arriba